Del tipo de líderes que predominan en la empresa dependerá la productividad y clima organizacional. Ellos pueden multiplicar o reducir el potencial de su personal. Revisemos estos dos estilos de liderazgo.

¿Qué cualidades permiten distinguir a los buenos líderes? Contestar esta pregunta es clave para construir equipos de trabajo sólidos y altamente efectivos. Podríamos pensar que ser experto en su área y saber dar instrucciones es suficiente, pero no es así.

Liz Wiseman ex directora en Oracle y asesora internacional de liderazgo, realizó un estudio con más de 150 ejecutivos de alto nivel para entender estas cualidades. El resultado de su investigación quedó plasmado en el libro Los Multiplicadores Wiseman resaltó que los estilos de liderazgo podían clasificarse en dos grandes grupos.

El multiplicador saca a relucir la inteligencia y la capacidad de los demás. Crea una inteligencia colectiva y viral en su organización. Produce genios.
El reductor Neutraliza a su equipo, reduce la creatividad y las capacidades de su personal.

Aunque los dos tipos de líderes tienen en común la motivación por la clientela, visión empresarial y que buscan rodearse de gente brillante; las principales diferencias se dan en cinco áreas:

Multiplicador
  • Imán de talento
    Atrae gente talentosa y logra desarrollar su máximo potencial, ya que es una persona segura de sí misma que no tiene temor de compartir su conocimiento o poder, ni se siente amenazado por la inteligencia de los demás.
  • Liberador
    Genera ambientes para que su equipo piense, a cambio, exige lo mejor a nivel intelectual y de rendimiento.
  • Retador
    Siembra oportunidades y lanza retos en su organización. No cede el control de la agenda, la establece y guía, pero permite que otros sobresalgan.
  • Promotor de debate
    Someten las decisiones importantes a debate, no solo para asegurarse de tomar la mejor decisión, sino para desarrollar la inteligencia colectiva y preparar a la organización a actuar una vez tomada la decisión.
  • Inversionista
    Reconoce los buenos resultados e invierte en el éxito de sus colaboradores otorgándoles mayor responsabilidad y posibilidad de crecimiento.
Reductor
  • Forjador de imperios
    Le gusta tener el control absoluto acapara los recursos y el talento humano es infrautilizado.
  • Tirano
    El ambiente que genera es de estrés lo que inhibe la creatividad y pensamiento crítico de su personal. Los desmotiva.
  • Sabelotodo
    Es inteligente y experto, pero no pierde la oportunidad de reafirmar que él es el más capaz delante de su personal. Se siente amenazado por personas inteligentes y con talento que lo rodean, por lo que no les permite crecer.
  • Toma las decisiones
    Decide arbitrariamente y luego trata de convencer al resto que su idea fue la mejor.
  • Microdirector
    Le cuesta delegar y si lo hace se involucra y controla los resultados.

No es común encontrar líderes 100% multiplicadores o 100% reductores. Hasta los mejores líderes pueden caer en actitudes reductoras. Lo importante es tener estas características claras a la hora de buscar ejecutivos de alto nivel para la organización, ya que precisamente uno de los grandes retos a nivel empresarial es aprovechar el talento humano con el que se cuenta y un líder multiplicador, podrá cumplir con esa tarea.

¿Te gustaría tener claro el tipo de líderes que hay en tu organización? El liderazgo es una competencia laboral que se puede medir a través de herramientas de evaluación como el Assessment Center. Te invitamos a conocer más sobre esta técnica y otras como la Encuesta de Clima Laboral y la Evaluación 360º

Fuente: Lis Wiseman, Greg McKeown, Multiplicadores, Editorial Conecta

Add Comment